lunes, 14 de noviembre de 2016

AMANECE NUBLADO

Hoy amanece nublado.
El cielo preñado de gris,
cuelga denso y pesado,
amenazando sobre mí,
como un saco plomado.

Del ánimo hundido,
las negras palabras surgen
del corazón podrido,
que entre sombras huyen
con desgarrados aullidos.

No pretendo dejar salir,
pero pugnan feroces,
engendros que quieren parir
otros engendros atroces,
que tendrían que morir.

Y se estremece mi ser,
mi corazón sangra cieno.
No quisiera yo perder,
en ese horrible cielo,
la esencia de lo que es,
mi alma, mi faro incierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario