martes, 3 de octubre de 2017

Oscuro deseo

Debes oler
a tierra húmeda,
a pan caliente,
a viento de Poniente
Debes ser
una pasión oscura,
una caverna oculta,
una sima profunda.
Debes quemar
como llama a polilla,
como lava ardiente.
Abrasando cuerpo, alma
y mente
Perder mis sentidos
o perderme en ellos.
Hundirme contigo
o huir muy lejos.

Pedro

viernes, 25 de agosto de 2017

LA SANGRE MALDITA

Jarevallom  tenía  la vista  clavada allí  abajo,  inclinado  sobre  el  alfeizar  de  la ventana  más alta de su  torre de hechicero,  los  dedos  engarfiados  en  la  piedra  y  el  horror  rezumando  de  su mirada.  Allí  abajo,  a cuarenta metros,  estaba el  cuerpo  desnudo,  ensangrentado  y  roto  de su amada Tricia.   Ella  era  la  hija  del  señor  de  la  ciudad,  el archiduque  Daandelion,  tesorero  del   Imperio  y Custodio  del  Sello  del  Pacto. Una  muchacha  muy  hermosa  de ojos  azul  cobalto  y  una  espesa   y larga  melena  negra.   Jarevallom  la  conocía  desde  niña,  y fue  testigo  de  cómo  su  belleza  se acrecentaba  con  el  paso  de los  años. Su  carácter  bondadoso  y  dulce,  encendió  el   frio  corazón a ese  duro  saco  de  piedras que  era el  Maestro  en  magia de  la corte. Aquella  mañana el  anciano  se  levantó  antes de  que  saliera el  sol,  aún  le  quedaban bastantes  flecos  que  rematar  antes  de  que  pudiera  poner  en  práctica  su  plan  y  huyera  para siempre  con  Tricia,  su  dulce Tricia. Aunque ella  no  supiera  de  estos  planes,  esto  era  una minucia,  que  no  sería  problema,  en  cuanto  ella  se  diera  cuenta  de que también  lo  amaba, estaba  seguro  de  ello. Dángelo  Rep  esperaba,  impaciente,  a  su  mentor  en  la  salida  de  la  ciudad,  cuando  aún  los guardias  no  habían  abierto  sus  puertas.  Era  un  joven  hechicero,  apuesto  y  bien  parecido,  al que  le  habían  tocado  las  prácticas  finales  de  su  aprendizaje  en la  corte  del  conde.  No  se  llevaba bien  con  el  anciano  maestro,  Dángelo  pensaba  que  era  demasiado  altanero  (y  él  un  gallo,  con las  plumas  recién  brotadas).  Tenían  una  relación  correcta  aunque  tirante,  y  después  de  la jornada de  trabajo,  cada uno  iba por  su  cuenta.  Para  el  joven,  Jarevallom,  más bien  su  muerte, supondría  la  oportunidad  de quedarse,  como  hechicero  residente  en  el  castillo  de Daandelion y  además…    estaba Tricia.  ¡Madre  Magia,  como  le  excitaba esa mujer! Desde  el  primer  momento,  en  que  puso  sus  ojos  en  ella,  el  deseo  le  invadió  como  nunca antes  le  había  ocurrido. Al  principio,  se  sintió  sumamente  avergonzado  por  esa  reacción,  tan primaria  en  un  hombre que,  dada  su  profesión,  debería  de  tener  total  control  sobre su  mente; pero  Tricia  era su  némesis,  en  su  presencia no  podía  pensar  en  otra cosa más que  en  poseerla  de  una manera animal  y  salvaje,  que  poco  tenía que  ver  con  el  amor.  Dángelo  sabía  que  estos sentimientos  no  eran  correctos,  pero  poco  podía  hacer  para  atenuarlos,  excepto  procurar  no coincidir  con  el objeto  de  su oscuro  deseo.   Tricia  por  su  parte,   que  se había  percatado  del  efecto  evidente  que  causaba  en  el  apuesto  y joven  hechicero,  sentía un  escalofrío  que  recorría su  espalda y  acababa  con  un  calor  abrasador en  su  bajo  vientre  cada vez  que  le  pillaba,  observándola fijamente  con  esa mirada suya,  era sumamente    turbador,  pero  la  joven también  sentía  temor; las  alarmas  de  su  instinto  saltaban cada vez  que  le  veía,  y  en  ella surgía la  controversia de  abalanzarse  hacia  él  o  salir  corriendo.
La  mañana  de  su  muerte,  Tricia  salió  de  palacio,  acompañada por  una doncella y  escoltada por  un  guardia,  para realizar  su  habitual  visita a la  pequeña  capilla  que  se alzaba  en  el bosquecillo  que  crecía  a  medio  camino  entre  el  castillo  y  el  pueblo.   Dángelo  se encontraba  cerca  de  la  ermita  también,  pero  nada  tenía  que  ver  con  los  rezos, sabía que  Tricia se  acercaba todas las  mañanas en  las  que lucía  el  sol  para  recogerse unos minutos  y  el  joven no  pudo  desperdiciar  la  ocasión de  verla; de  manera  que  con la  excusa  de buscar  unas  hierbas y  bayas que  necesitaba para sus  pociones,  se  separó  del  viejo  hechicero que  iba a la  villa para comprar  unos  pertrechos  que  necesitaba.  Le  dijo  que  más  tarde  se encontrarían  en el  castillo  y Javarellom,  que  no  quería  tener  ningún testigo  de  sus  preparativos para  la  huida  con  la  hermosa  Tricia,  presto  aceptó  a  que se separaran. En  cuanto  lo  perdió  de vista el  viejo  se  dio  media  vuelta y  desanduvo  sus pasos hasta sus aposentos. El  joven  hechicero  entró  en  la  ermita  y  se  apostó  tras una de  las  gruesas vigas  de  roble  que sustentaban  la  techumbre  del  edificio.  No  tuvo  que esperar  demasiado,  la  puerta  de  de la ermita se  abrió,  entró  la joven  y  cerró,  asegurando  la  puerta  con  una estaca  que  la atrancaba. Ahora nadie  desde  fuera podría entrar  a  no  ser  que  echara la puerta abajo.  Dángelo  se sorprendió   con  esta acción  de  Tricia,  pero  su  visión  le  dejo  la  garganta seca  y  el  pensamiento sin  otra  cosa  más  que  su  imagen  ocupándolo  enteramente.  Ella  vestía  con  un  vestido  ligero  y escotado  pues la estación  estival   este  año  era inusualmente  calurosa y  obligaba a un  vestir liviano  para evitar  exceso  de  calor,  aunque  esto  no  impedía  que  su  piel  ligeramente humedecida,  refulgiera  suavemente;  en  Dángelo  tenía  un  efecto  devastador,  a  duras  penas  no se  abalanzó  sobre  ella.   Traía  en  la  mano  una  bolsa  de  terciopelo  rojo  oscuro,  en la  que  Dángelo  suponía  que  llevaría el libro  de  oraciones  y  algún refrigerio.   Tricia  se  acercó  a  la  piedra  desnuda  que  hacía  de  altar y depositó  la  bolsa  sobre  ella,  la  abrió  y  efectivamente  sacó  un  pequeño  grimorio  que  dejó  a un  lado,  un  paquete  de  lo  que  podría  ser  algo  comestible,  un  tarro  mediano  de  cristal opaco  y negro  que brillaba  con  la  luz  de  las  velas  y  un  suave paño  de algodón.    Una vez  dispuestas las cosas en  el  altar,  Tricia,  lentamente  se  desataba  los cordeles que  le ajustan  el  vestido  al  pecho  y  deja  que  se  deslice  hasta  el suelo.  La  visión de  sus  pezones erectos  casi consigue  que  Dángelo  pierda  el  conocimiento  con  el  corazón  palpitándole  casi tanto  como  la entrepierna.  La hermosa  joven  alzó  los brazos y  se  recogió  la  melena azabache detrás de  la  cabeza en  una coleta  baja que  dejaba  al  descubierto  sus  hombros  y  su  cuello  de gacela.  El  joven  hechicero,  en  una  lucha  titánica  entre su  moral  y  su  deseo,  decidió  que  tenía que  marcharse de  la  ermita  inmediatamente,  eso,  o  su  alma  inmortal  acabaría  en  el  más ardiente  de  los  infiernos.  En  ese  momento  Tricia  se  agachó,  doblando  la  cintura  para  recoger  el vestido  que  yacía a sus pies.  Toda la  moral,  miedo  a los infiernos y  contención  del  joven  se esfumaron  en  una  llamarada  de  deseo  tal,  que salió  de su  escondite y  con  su  voz  convertida  en un  profundo  gruñido  atávico  pronunció  el  nombre de  ella…Tricia. Cirte  solo  tenía doce  años,  pero  ya tenía una  cosa  muy  clara,  sabía sin  ningún  género  de dudas que  amaba a Dángelo,  para ella  el  joven  hechicero,  guapo,  alto,  y  casi  un  maestro  en  la magia,  era  todo  lo  que  su  jovencísimo  corazón  podría  desear,  y  más  siendo  ella  una  simple doncella,  a  la  que  el  condicionamiento  social,  la  reservaba  un  futuro  marido  que,  como  mucho, sería  soldado  o  comerciante,  fuera  de  los  círculos  de  la  nobleza  a  los  que  anhelaba  pertenecer.           Estaba  en  el  bosque acompañando  a  Lady  Tricia,  una  de sus  labores  de  doncella  y  ciertamente de  las menos  desagradables;  tomaba el  aire  paseaba  por  el  bosque,  o  charlaba  con  el  guardia que  las acompañaba en  las salidas.  Cirte  imaginaba  que  la  joven  dama rezaría  en  la  capilla, porque  tras  un  par  de  horas  salía  en silencio  y  sin  mediar  ni  una  palabra,  montaba  en  su palafrén  y  volvían  tranquilamente  a palacio. Pero  en aquella  ocasión,  tal vez  porque  se  aburría  especialmente  o  por  que los  hados burlones  lo  habían decidido  así,  se  acercó  al muro  de  la  capilla  y  contempló  con sus  ojos  lo  que jamás  quisiera  haber  contemplado:  su  señora  Tricia  y  su  querido  Dángelo  desnudos, fornicando  sobre el  altar,  poseídos  por  los  demonios  de la  lujuria,  sudorosos y  ajenos a todo  lo que a  su  alrededor  sucediera.   Y entonces  ocurrió,  Cirte  se quedó  paralizada,  rígida  como  un  trozo  de  piedra,  con  los  ojos desmesuradamente abiertos  y  un  espantoso  chillido  atravesado  en  su  garganta. Tricia,  con  las orbitas  oculares  totalmente  en  blanco,  comenzó  a  convulsionarse  bajo  las  arremetidas  del joven hechicero,  el cual,  perdido  en  su  propio  desenfreno  y con  los  párpados  fuertemente cerrados,  no  se dio  cuenta  de lo  que  estaba  ocurriendo. Tricia  comenzó  a  cambiar  de  forma,  las manos y  los pies se  transformaron  en  garras,  su rostro,  tan  hermoso,  se  desfiguró  en  una grotesca  máscara reptiliana con  una  boca repleta  de afilados dientes,  del  final  de  su  espalda,  surgió  una  cola acabada en  una  cruel  hoja y  de  sus hombros,  dos alas negras de  murciélago.  Toda su  piel,  antes blanca  y  suave  se  convirtió  en  una coraza  de  escamas  negras  como  la  obsidiana. Cirte  no  podía  comprender  como  Dángelo  no  se daba  cuenta  del  cambio,  pero  debía  estar  bajo  el  poder  de  un  hechizo  sexual,  porque no  paró ni  siquiera cuando  la monstruosidad  a la  que  estaba  haciendo  el  amor  le  clavó  las garras en  la espalda,  y  con  un  gruñido  profundo  ensartó  al  pobre  hombre  con  su  afilada  cola  y  le  arrancó  la cabeza  de  un  solo  mordisco. En  ese  momento  y  con  la  visión de  la  sangre  del  hechicero salpicándolo  todo,  Cirte  se  desmayó  y  cayó  al  suelo  desmadejada como  si  la hubiera golpeado un  rayo. Al  despertar,  con  su  mente  totalmente  ofuscada,  vagó  por  los bosques,  subsistiendo  a  duras penas  durante meses,  sin  que  nadie  la  echara de  menos en  palacio,  al  fin  y  al  cabo,  ella tan solo  era  una  de las  cientos  de  doncellas  que  trabajaban  allí  y  si  alguien  en  algún  momento  notó su desaparición,  acabó  pensando  que,  seguramente,  se habría  fugado  con  algún  feriante  o charlatán  de  los que  pasaban  sin  cesar  por  la ciudad.  Cirte  aguantó  hasta la llegada del invierno,  cuando  el  mortal  frío  la  encontró  acurrucada  en  un  árbol  hueco,  con  la  ropa  hecha jirones,  y  el  ángel  negro  se  la  llevó  a  un  lugar  donde su  torturada  mente  hallaría,  finalmente, descanso. Cuando  el  monstruo  en  que se  había  convertido  la  dulce  y  hermosa  Tricia  devoró  al desgraciado  joven,   salió  por  la  puerta  de  la  ermita,  partiéndola  en  mil  pedazos  y alzando  el vuelo  se dirigió  rauda  hacia  la  ciudad.  Lo  único  que  el  guardia  pudo  ver  fue  una  mancha  oscura antes  de  que  toda  su  atención  fuera  absorbida  por  la  macabra  escena  en  el  interior  del pequeño  templo.
Tricia  o  en  lo  que  se  había  convertido,  llegó  a  la  torre  de  hechicería,  se  metió  veloz  por  la ventana  más  alta de  la más alto  edificio  de  la  ciudad,  nadie  se  había percatado  de  su  paso,  a esa hora de  la tarde,  con  el  sol  cayendo  a plomo  sobre  la tierra,  la  gente  no  se  dedicaba  a mirar al cielo,  más  bien se  escondían  de  él  en  lugares  frescos  y umbríos.   Al  entrar  en  aquella  sala  pequeña,  en  penumbra,  el  monstruo  se  dejó  caer  sobre el  fresco empedrado  del  suelo  y  comenzó  a transformarse  de  nuevo.  La  cola y  las alas desaparecieron en  su  espalda,  el  rostro  se  contrajo  hasta volver  a ser  humano,  al  igual  que  su  piel   y  sus manos que,  si  bien,  otra vez  eran  suaves,  no  eran  del  color  blanco  habitual  en  ellas.  La joven  estaba embadurnada  por  todos  los  lados  de sangre,  ya  seca;  de  tal  manera  que  parecía  que se  hubiera bañado  en  ella. Tricia  se  miraba  las manos tintadas y  notaba en  la  boca el  sabor  de  la  sangre; no  tenía  la  más  remota  idea  de lo  que  había  ocurrido,  no  recordaba  nada,  excepto  la  pasión ardiente  y  subyugante que la  había  poseído,  al  volverse y  descubrir  a  Dángelo  mirándola  de aquella  manera,  pronunciando  su  nombre en  un  sordo  gruñido  y  abalanzándose  sobre ella,   el propio  deseo  imperioso  de  sus  entrañas  y el  calor,  el  enorme  calor,  del que  pensó,  en un último  pensamiento  consciente,  que  la  iba  a  devorar.  Después  de  eso,  una  niebla  densa  negra y  roja  engullía  su  mente,  hasta  el  momento  de  encontrarse desnuda  y  ensangrentada  en aquella  estancia  de  la  torre del  hechicero,  a  la  que  no  sabía  cómo  podría  haber  llegado. Miró  a  su  alrededor;  una  cama  sencilla,  un  armario  grande  de  madera,  una  mesa,  una silla y cualquier  superficie  libre  de  las  paredes  repletas  de  estanterías,   rebosantes  de  libros, redomas,  frascos y  otras cosas de  las que  ni  siquiera  podía empezar  a imaginar  lo  que  podrían ser,  componían  un  caótico  cuadro  que  se completaba  por  la  cantidad  de  papeles,  pergaminos  y libros  que  ocupaban  mucha  de  la  superficie  del suelo  de  piedra   Se  levantó  del  duro  y  frío  suelo y  comenzó  a  buscar  algo  con  lo  que  tapar  su  cuerpo  desnudo.   En  ese  preciso  momento  la  puerta  de  la  habitación se  abrió  de  golpe  y  entró  Jarevallom  con prisas.  Traía  en  las manos una bolsa que  cayó  al  suelo  y  esparció  su  contenido  de  panecillos, fruta  y  alguna  pieza  pequeña  de  queso  y  embutido,  cuando  vio  a  Tricia  allí  erguida,  desnuda, ensangrentada  y  con  una  mueca  de  horror  pintada  en  su  hermoso  rostro.    — ¡Por todos los dioses del  averno,  criatura! ¿Qué  te  ha ocurrido?—,  preguntó  el  hechicero dando  un  paso  hacia  ella.   Tricia  se  alejó  del  anciano,  tapándose  con  las  manos  su  piel  desnuda y  acurrucándose  comenzó  a  llorar  desconsoladamente. — ¡No lo  sé,  maestro!,  estaba  en  la  ermita  del  bosque,  y de  repente  me  encuentro  aquí,  no sé  cómo  he  llegado  a  la  torre,  ni de  dónde  ha  salido  toda  esta  sangre—,  contestó  entre sollozos  la  joven. — ¿Y  qué  hacías  en  la  ermita?  ¿En esa  ermita?—,  una  sombra  de pánico  atroz  cruzó  por  el semblante del  anciano,  mientras  su  memoria  rescataba  de  las  profundidades  de  su  mente prodigiosa,  cierta  antiquísima  profecía. —Fui,  como  suelo  ir  cada luna  nueva,  a realizar  los  ritos mi  diosa.  Voy desde  que  soy  mujer  y nunca  me  ocurrió  nada  extraño. Siempre estaba  sola,  con  mis  abluciones  para  purificar  mi cuerpo  y  alma…  pero  esta  vez…—,  susurró  con  un  hilo  de voz  que  apenas  podía  oírse,  aunque no  lo  suficientemente  bajo  para  que no  lo  oyera Jarevallom,  cuyos  oídos estaban  potenciados por  la  magia.   — ¿Qué ocurrió  esta  vez,  Tricia?  ¡Por  la  Madre  misericordiosa!,  ¿qué  ocurrió?  Dime  que  no estabas acompañada,  que  estabas sola.  Rogó  el  anciano  desmoronándose  sobre  una silla.  En su fuero  interno  ya sabía la  respuesta,  puesto  que  la  profecía resaltaba dentro  de  su  cabeza como  grabada  con  fuego  ardiente: Cuando  en  el  templo  negro,  la  luna  oscura  halle A virgen  doncella,  marcada  por  sangre  maldita Que  en su  ardiente  ansia,  a varón  consienta La  hermosa  doncella,  de  blanca  flor  a  espina  negra Tornará  sin alma,  ni  benevolencia Y  la oscura  bestia,  volverá a la vida Y  la vida  arrasará,  con  ansia asesina. “Estamos  condenados,  la maldición  de  los Drakensang  se  ha  desatado  de  nuevo”,  pensó  el hechicero. “Pero,  ¿cómo  es  posible?  La  última  vez  yo  ni  siquiera  había  nacido  y  cargo  con  más de  trescientos inviernos a  mis espaldas,  y  ya era  un  cuento  de  viejas para asustar  a los niños  en las noches oscuras”,  caviló  Jarevallom.    Se  levanto  presto  y  se  acercó  a una de  las estanterías repletas  de tomos,  fue repasando  los  títulos  de  cada  libro  hasta  que se  paró  en  uno,   no demasiado  grueso,  con  aspecto  de  haber  envejecido  de muy  mala  manera,  y  tal  y  como  lo cogió  el viejo,  parecía  que  podría  estallarle  en  las  manos,  en  cualquier  momento. Se volvió  con el libro  hacia  Tricia  que  seguía  acurrucada  y  no  dejaba  de  sollozar.   — ¡Mira,  mi  preciosa niña!,  en  este  libro  encontraremos las repuestas a lo  ocurrido,  y quieran  los  dioses  que me  equivoque—,  dijo con  voz  dulce,  todo  lo  dulce  que  pudo.   Tricia  alzó  la  cabeza  y vio  que  el libro  que  sostenía,  estaba  encuadernado  en  alguna  especie de piel  negra  cuarteada,  y   que  en  la  portada  tenía  grabado  en  plata  la  silueta  de  un  dragón con  las  alas  extendidas.  Nunca supo  porqué,  pero  sintió  una aversión  visceral  a aquel  antiguo libro,  se alejó  de su  influencia  todo  lo  que pudo,  reculando  por  el  suelo  hasta  que su espalda desnuda  topó  con  la  pared  de  piedra. Aquella  reacción  de la  muchacha  terminó  por  confirmar  las más horrorosas  sospechas de Jarevallom.  Por  las venas de  Tricia corría  sangre  maldita,  no  tenía salvación  una  vez  desatada  la maldición. Si  tan  sólo  se hubiera  dado  cuenta  antes,  pero  su  amor  por  ella  le hizo  descuidado con su  misión  de  prever  y  proteger  a la  familia de  males mágicos y  ahora todo  se  había malogrado;  porque bien  sabía  él  que  lo  único  que  podría  liberar  de ese  horror  a  su  preciosa  y dulce  Tricia era la muerte,  y  había  que  hacerlo  ya,  antes de  que  la  bestia concentrara su  poder,  volviera  a hacerse  con  el  control  y  desatara la devastación  y  el  caos  por  todo  el  reino.  El anciano,  con  lágrimas cayéndole  por  la  cara y  perdiéndose  en  su  barba  se  acercó  paso  a paso  a la  joven que  con los  ojos  abiertos  de  par  en  par  y  una  mirada  de  terror  se  levanto  del  suelo muy despacio.    —No te  acerques a  mí,  viejo  asqueroso—,  la  voz  salió  de  la  boca  de  la  joven,  pero  no  era  su voz  y  los ojos que  se  clavaban  en  los del  hechicero  tampoco  eran  los azules de  su  amada,  estos ojos  eran  rojos  sangre,  con  una  rendija  vertical  de  color  verde  ponzoña,   que  se  abría  a  unos pozos  negros  de maldad  y  locura  absoluta.   — ¡No dejaré que  mancilles  más  el  alma  de  mi  querida  niña!  Este mundo  no  es  tu  lugar  y has  de  volver  al infierno  que  te  escupió.   — Sabes muy  bien  que  la  jovencita  ya  no  tiene salvación,  fornicó  con  un  hombre al  que luego  maté y  devoré,  el  rito  está  cumplido  y  su  alma  se retuerce  dentro  de mí.  No  puedes devolverle  la  vida,  y en  cuanto  devore  al  siguiente  inocente,  permanecerá  conmigo  para siempre.  —  dijo  la  bestia  en la  que  comenzaba   a  convertirse  Tricia,  con una  especie  de risotada obscena y  cargada de  maldad,  mientras se  encaramaba en  el  alfeizar  de  la ventana que  tenía  a  su  espalda.   Se  asomó  por  el  hueco  y  comenzaba a  desplegar  las  alas  para  iniciar  el  vuelo  cuando  un golpe  entre  los  omoplatos  hizo  que  se  volviera,  la  espalda  ardía  con  un  frío  glacial,  que  se  fue extendiendo  por  su  cuerpo,  miró  hacia  abajo  y  vio  el  libro  negro  en  el  suelo,  humeaba  y despedía  calor,  entonces  con  una  explosión  de  luz  brillante  y  un  chillido  desgarrador,  el demonio  fue  desterrado  y  el cuerpo  de  la  joven cayó  por  la  ventana  hasta  que  se  estrelló  con el suelo  de  piedra,  al pie  de  la  torre.   Jarevallom,  con  los  dedos  engarfiados  en la  piedra  del alfeizar  y  el  horror  rezumando  de  su mirada,  clavó  la vista allí  abajo,  donde  a  cuarenta  metros,  estaba el  cuerpo  desnudo, ensangrentado  y  roto  de su  amada  Tricia.   FIN
x

martes, 9 de mayo de 2017

DAME

Dame alas, y eternos cielos azules.
Dame brisas tejidas con  risas de miel.
Dame tu mirada, y luceros candentes al alba.
Dame noches de ardiente fuego, abrasa mi alma entregada.
Dame lágrimas que sacien mi sed. Que sean bálsamo salino, para mis veladas heridas, esas que no se ven.
Dame mi vida, mi presente y mi futuro.
Sé generosa, no te guardes nada.
Satúrame de amor. Desbórdame de ti.
Y nunca te preocupes,
que mis límites no existen,
cuando tú eres el fin.

Pedro

lunes, 14 de noviembre de 2016

AMANECE NUBLADO

Hoy amanece nublado.
El cielo preñado de gris,
cuelga denso y pesado,
amenazando sobre mí,
como un saco plomado.

Del ánimo hundido,
las negras palabras surgen
del corazón podrido,
que entre sombras huyen
con desgarrados aullidos.

No pretendo dejar salir,
pero pugnan feroces,
engendros que quieren parir
otros engendros atroces,
que tendrían que morir.

Y se estremece mi ser,
mi corazón sangra cieno.
No quisiera yo perder,
en ese horrible cielo,
la esencia de lo que es,
mi alma, mi faro incierto.

martes, 20 de septiembre de 2016

DUERME PEQUEÑO

Duerme, pequeño, duerme.
No temas al loco viento,
ni a la heladora escarcha,
ni al graznar del negro cuervo.

Que tu madre te arropa,
en su cálido pecho
y tu padre se enfrenta,
al monstruo de tu miedo.

Duerme, pequeño, duerme.
No te dañará el invierno.
El amor de tus padres,
será un castillo inmenso.

Hecho de mil caricias
y los más dulces besos,
cantarinas risas
y sus abrazos tiernos.

Duerme, pequeño, duerme.
No tengas un mal sueño.
Juega con tu cometa,
en el azul del cielo.


miércoles, 6 de julio de 2016

TU HOMBRO



A un centímetro de la piel
de la curva de tu hombro.
Estás dormida, no me ves,
inmerso en mi asombro.

Soy incapaz de mover,
mi dedo tembloroso,
que ansía recorrer
el centímetro cruel.

Que me separa de tu piel.

Que me aparta de tu hombro.

Pedro

lunes, 20 de junio de 2016

TARDES DE ESTÍO

Hoy preso estoy, mi amor,
soñando en cárcel de hastío.
Sufriendo tortura mi corazón.
Teniendo mi cordura en vilo.

Anhelos de aquellas tardes,
del cálido y susurrante estío
Entre velos y sedas, naranjos y olivos,
tú encendido edén, yo gélido río.

Río que lame tu orilla,
en torrente convertido.
Rozo tu flor oculta,
con suaves besos fríos,
y recojo de tu tersura,
preciosas gotas de rocío.
Diminutos diamantes líquidos,
sobre paños de oro bruñido.

Tus ojos suplican que apague,
el infierno alojado en tu ombligo.
Y demoro inundarte con mis aguas.
Me niego a perder el sentido,
en tus ansias de amor salvaje,
en tu éxtasis de oscuro olvido.

Pedro.